Entrevista a Ángel de la Fuente

El dimarts 29, al Centre Cultural Bancaixa va haver una conferència en la que participaren el director de FEDEA, Ángel de la Fuente, que va presentar els comptes territorialitzats fa uns dies i també Juan Carlos Moragues, Conseller d’Hisenda. Vaig assistir amb la intenció de fer unes consultes al senyor De la Fuente sobre la metodologia dels comptes presentats, però no va haver torn de preguntes i tenia pressa per agafar un tren així que només vaig poder obtindre el seu correu electrònic. Varem aprofitar per enviar-li unes preguntes i ja tenim les respostes que publiquem a continuació, tal qual. Probablement fem les mateixes preguntes a altres actors clau en l’infrafinançament valencià, persones com el mateix Conseller, Vicent Cucarella, Rafael Beneyto o Germà Bel. Sense més…

1. ¿Por qué es la segunda vez en la historia que se publican las balanzas fiscales en este país con las sospechas de injusticias entre territorios y sus consecuencias? ¿No sería más prudente ser lo más transparente posibles para evitar los graves problemas que arrastramos?

Completamente de acuerdo. Yo llevo mucho tiempo pidiendo luz y taquígrafos (véae por ejemplo http://elpais.com/diario/2005/09/16/espana/1126821622_850215.html) entre otras cosas porque es la mejor forma de evitar que se saquen las cosas de madre.

2. ¿Por qué no se publican también las balanzas según la óptica del flujo monetario que trata con menos distorsiones las características del territorio que contiene la capital y que, probablemente por ello, es más utilizado en la mayoría de países desarrollados? Permitiría también poder comparar con la publicación realizada en 2008 y ver la evolución. Con el método no estándar que han desarrollado eso se hace imposible. Además de romper el consenso entre expertos de publicar ambas balanzas para dar una visión más completa, aumentan las sospechas de ocultación de ciertos efectos.

Porque no es una metodología seria, sino una forma bastante burda de inflar el déficit fiscal de determinadas regiones a base de contar sólo lo que vuelve en dinero y no lo que vuelve en servicios comunes. Si ciertos grupos quieren hacerlo, allá ellos, pero desde luego nosotros no tenemos por qué hacerles el trabajo sucio.

En cuanto al resto de tu pregunta (que no es realmente una pregunta) niego la mayor. Eso de que el flujo monetario trata mejor las características del territorio donde está la capital no es cierto, es al revés. Lo que no sería justo es imputarle sólo a Madrid los beneficios de los servicios comunes que se localizan allí. Tampoco es cierto que el flujo monetario sea el más utilizado en los países desarrollados. Para empezar, no conozco ningún país fuera del nuestro en el que el gobierno federal publique balanzas fiscales oficiales. Me gustaría ver alguna de esas balanzas oficiales si las encontráis.

Segundo, la mayor parte de las balanzas que conozco, hechas por investigadores privados y no por gobiernos federales, no aplican el procedimiento de flujo monetario sino alguna variante del método de carga-beneficio. Para un repaso de los estudios relevantes, puedes ver
http://ideas.repec.org/p/aub/autbar/943.14.html

Finalmente, el supuesto consenso entre expertos en la comisión del IEF no fue tal. Ahí hubo una decisión política de ponerle el sello de respetabilidad a un método muy poco serio por razones para mi incomprensibles—en contra del criterio de buena parte de los integrantes de una comisión de la que ya se nos había excluido de entrada a los académicos menos proclives a comulgar con ruedas de molino.

En marzo hicimos un seminario sobre la metodología de las Cuentas Territorializadas al que invitamos a prácticamente todos los que se dedican a estos temas en la universidad española. Los nacionalistas catalanes no quisieron venir a discutir con los demás, pero mucha otra gente sí vino y hubo un acuerdo bastante general en que el método correcto es el de carga-beneficio. Hubo también críticas a cosas específicas de nuestra propuesta, algunas de las cuales nos sirvieron para mejorar la metodología, pero prácticamente nadie cuestionó el enfoque general.

(mira aquí: http://www.ief.es/instituto/Seminario.aspx, especialmente el resumen de la discusión que hay en el margen derecho de la página).

3. El método elegido, que centrifuga el gasto realizado en Madrid (por ejemplo en el Museo del Prado o con la mayoría de funcionarios estatales que viven en Madrid), y que centripeta sus ingresos (por ejemplo con la Ford de Valencia, con la distinción entre turistas nacionales e internacionales, y con los gastos de turistas en el Mediterráneo), ¿no le parece que aumenta aún más las sospechas de un trato inconfesablemente injusto en lugar de hacer lo contrario? El retraso de meses en la publicación tampoco ha ayudado mucho, ciertamente.

Estaría bien que os leyerais la metodología antes de criticarla. No hay ni centrifugación ni centripetación de nada. El grueso del Museo del Prado (en torno a un 80%) se imputa a Madrid, pues es cierto que los madrileños son los que reciben el grueso de los beneficios, pero hay una parte que se reparte entre todos porque lo que allí se hace también beneficia al resto de los españoles, que a veces también van a visitarlo y se benefician en cualquier caso de su labor de preservación de obras de arte que son nuestro patrimonio común. Exactamente el mismo procedimiento se aplica a la contribución estatal al Liceo de Barcelona y a los museos estatales repartidos por toda España. No me parece tan disparatado.

En lo de los funcionarios, yo diría que lo relevante no es donde viven sino para quién trabajan. Cojamos un profesor de primaria que vive en Guadalajara pero da clases en Madrid. ¿A quién presta servicio? Yo diría que a los madrileños a cuyos hijos educa y que por lo tanto hay que asignarlo a Madrid, y no a Guadalajara que es donde vive. Lo mismo sucede con aquellos funcionarios del Estado que viven en Madrid pero trabajan para todos los españoles, empezando por el rey y por el presidente del gobierno.

No sé a qué viene la referencia a Ford en Valencia pero desde luego nosotros no imputamos los impuestos al sitio donde las empresas tienen su sede social (lo que ciertamente beneficiaría de forma muy poco razonable a Madrid) sino que tratamos de aproximar donde viven las personas que los soportan en última instancia (que no son necesariamente los que los ingresan en primer lugar). Esto quiere decir que los impuestos españoles que pagan los turistas españoles cuando están de viaje se imputan a la región en la que estos viven, no a la que visitan, tal como exige el enfoque de carga beneficio. No hay nada raro en ello. En el caso de los extranjeros, la misma lógica llevaría a imputar los impuestos españoles que pagan a sus países de origen. Pero puesto que estos no interesan a efectos de la discusión que nos ocupa, los tratamos como un ingreso común del conjunto del país, como una especie de premio de lotería, y los repartimos por población (igual por ejemplo que los ingresos del Banco de España) para no distorsionar la foto de cómo se reparte la carga tributaria entre los residentes, que es lo que nos interesa.

En cuanto al retraso de meses, ya lo siento, pero estos cálculos llevan su tiempo y luego hay que escribirlo.

4. La siguiente imagen muestra el antes (azul) y el después (rojo) del reparto de recursos entre las distintas regiones de Alemania, Canadá, Suiza y España en 2011.

Se puede apreciar como después del reparto se consigue en los tres primeros países un cierto “aplanamiento” gracias a los principios buscados de ordinalidad y de solidaridad. En España resulta evidente que el sistema de financiación no consigue ninguno de dichos principios. ¿No es momento de plantear de una vez por todas el establecimiento de un sistema que cumpla dichos principios y que no levante sospechas de favoritismos entre regiones (forales, pro-castellanas, anti-mediterráneas, etc.)?

Comparto la crítica al sistema y de hecho he escrito cosas similares muchas veces. (Véase por ejemplo, http://ideas.repec.org/p/aub/autbar/922.12.html en torno a la página 9).

Por otra parte, una pregunta: ¿de dónde salen los gráficos que hay en la página web que me enlazas? El canadiense parece OK a primera vista, el suizo no lo sé porque no conozco bien el sistema, pero el alemán está mal seguro. Es posible que no estéis contemplando el sistema de financiación completo sino la parte más sistemática, que vendría a ser el equivalente del Fondo de Garantía en el caso español. Comparando la situación antes y después de aplicar los mecanismos de redistribución del sistema alemán, a mi me sale el gráfico siguiente, que es muy distinto del vuestro, con los más pobres finalmente por encima de la media y los demás por debajo y con picos muy llamativos en las ciudades estado, a las que se les da una prima de más del 30% porque sí.

Gráfico 4: Financiación per cápita vs. capacidad fiscal bruta, Alemania, 2008

Imagen1

- Clave: NW = Renania del Norte-Westfalia; BY = Baviera; BW = Baden-Württemberg; NI = Baja Sajonia; HE = Hesse; RP = Renania-Palatinado; SH = Schleswig-Holstein; SL = Sarre; HH = Hamburgo; HB = Bremen; SN = Sajonia; ST = Sajonia-Anhalt; TH = Turingia; BB = Brandeburgo; MV = Mecklemburgo-Pomerania Occidental; BE = Berlín.
- Fuente: de la Fuente (2012) con datos del Ministerio Federal de Finanzas alemán (FMF, 2010) 
- Nota: Para permitir una comparación homogénea entre los dos países, a la hora de calcular la capacidad fiscal bruta de los estados alemanes, he imputado el IVA en proporción al consumo interior regional, tal como se hace en España. En realidad, sin embargo, el grueso de la recaudación de impuesto se reparte entre los länder alemanes en proporción a la población, reservando una parte significativa para mejorar a los estados con menores ingresos tributarios.

Mira la discusión del caso alemán aquí y luego hablamos. Los detalles sobre donde vienen los números están aquí

5. El informe de “expertos” que encargó la Generalitat Valenciana donde hablaba de tramos de reparto en el que en el primero de éstos se garantizaban una misma sanidad y educación independientemente del territorio, ¿no sería la mejor solución posible para evitar tensiones e injusticias? ¿Le parece defendible el concepto de “statu quo” que algunos territorios exigen para mantener los privilegios que el actual sistema les ha otorgado inmerecidamente?

Yo iría más allá, y pediría un reparto de recursos que permita ofrecer (a igual esfuerzo fiscal y si las comunidades así lo deciden) servicios similares en todas las áreas y no sólo en el caso de los servicios fundamentales. La restricción de statu quo, tal como se ha aplicado hasta ahora, tendría que desaparecer para permitir que nos vayamos acercando a la igualdad. Esto hay que hacerlo de una forma gradual, porque no podemos quitarle de repente a algunas comunidades una parte significativa de su presupuesto sin causarles graves problemas, pero hay que hacerlo. Lo razonable sería que la financiación de las regiones mejor tratadas creciese por debajo de la media unos cuantos años para que la de las que están por debajo de la media pueda crecer algo más rápido y ambos grupos se vayan acercando.

6. Entre los que han criticado la metodología y la validez de estas balanzas, se encuentran técnicos de Gestha, Xavier Sala-i-Martin, Germà Bel, ElisendaPaluzie, y varios más (los puedo buscar todos si me lo pide). ¿Se equivocan todos ellos? ¿Todos?

Por lo que he visto en la prensa, los técnicos de Gestha o no se han leído la metodología o no la han entendido bien porque parece que nos acusan de imputarle a Madrid los impuestos que se recaudan físicamente allí, lo que como ya he indicado sería incorrecto y desde luego no hacemos. En cuanto a los demás, todos ellos son personas razonables y profesionales competentes hasta que se toca algún dogma nacionalista y luego dejan de pensar con lógica. Así que sí, en esto están equivocados todos ellos. Si haces una encuesta entre los expertos no catalanes en hacienda pública, creo que los resultados serían muy distintos.

7. Como economista sobresaliente que es, ¿no le parece un poco “inadecuado” presentar un documento donde la expresión “a ojo” aparece en las páginas 62, 66, 84 y 362? ¿No cree que se ha recurrido con exceso a métodos subjetivos y poco compatibles con la objetividad académica necesaria para no dudar de la seriedad de un estudio?

La territorialización de los ingresos y los gastos públicos no es una ciencia exacta. Hay muchas cosas que no sabemos medir con precisión y eso nos obliga a recurrir a aproximaciones todo lo razonables que se pueda pero no exactas. Eso sucede en economía en muchísimas ocasiones, pero generalmente no se dice. Yo creo que es mucho más honesto decirlo.

8. Los valencianos estamos en una situación límite por la asfixia de los intereses de una deuda producto principalmente de una financiación inadecuada soportada durante más de trenta años. De hecho, si en 1960 estábamos un 12% por encima de la media del PIB de todas las comunidades, actualmente estamos cerca del -13%. Si no me equivoco, esos números de la economía valenciana son muy gruesos y no pueden ser explicados sólo por un modelo productivo inadecuado. ¿Estamos de acuerdo en que un trato sostenido inadecuado puede provocar perfectamente este empobrecimiento exagerado?

Admitiendo el problema de infrafinanciación (que he resaltado muchas veces y para el que he pedido solución repetidamente), yo diría que la deuda valenciana es fundamentalmente resultado de una política bastante irresponsable de sucesivas administraciones autonómicas de gastar más de lo que tenían y en ocasiones en cosas muy discutibles. Tampoco creo que en la caída de la renta relativa valenciana la mala financiación haya sido un factor fundamental. No hay una relación sistemática entre ambas variables en los datos.

Publicat a General

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*





Per exposar...

Si pertanys a una associació o col·lectiu i estas interessat en exposar L'Or dels valencians, pots posar-te en contacte amb nosaltres mitjançant l'adreça de correu electrònic infoordelsvalencians.com
Fixa't en el calendari inferior per veure quines dates estan lliures...